Nuestro

Modelo educativo

En el Colegio Pierre Faure fomentamos el trabajo individual y comunitario, inspirado en principios fundamentales de la Educación Personalizada.

CONCIENCIA EN SU ACTUAR PERSONAL

Mediante experiencias de aprendizaje en un ambiente preparado que proporcione al niño oportunidad de crecimiento y desarrollo.

En el Colegio a través de las guías, los instrumentos de trabajo, las comisiones, puestas en común y la organización de la clase.

En la familia a través de las actividades familiares, juegos, paseos y trabajos, el orden y organización de la vida familiar.

MOVIMIENTO CORPORAL

Ya que el niño necesita actuar con todo su cuerpo, no solamente con su inteligencia.

Es necesario que su cuerpo poco a poco vaya siendo un dócil instrumento de su espíritu, comprender que el niño necesita moverse, estar en actividad y que nuestra labor es ayudarle a que vaya ejerciendo un dominio cada vez más consciente de su cuerpo.

La idea tradicional de disciplina va unida a la de inmovilidad y si nosotros inmovilizamos al niño no solo limitamos su crecimiento físico sino limitamos su desarrollo mental. Hay que enseñarle a moverse, no privarle del movimiento.

EDUCACIÓN EN LIBERTAD

El niño necesita aprender a decidir por el mismo sus acciones y asumir las consecuencias de sus decisiones, así logrará la educación en libertad en un auto aprendizaje, sin condicionamientos ni libertinaje.

Educar en la libertad es ayudar a vencer las esclavitudes a las que nos vemos sometidos. Requiere de todo un aprendizaje que nunca llega a su fin. No hay educación si no es en la libertad.

TIEMPOS Y ACCIONES: LIBERACIÓN DEL SER

a) Reflexión al final del día; sobre lo que hará al día siguiente y que al llegar a la escuela debe hacer lo que previó. Es esta toda una disciplina que con frecuencia se olvida.

b) El plan de trabajo; el alumno elabora “su propio plan” partiendo de algo concreto y útil: su programación y sus instrumentos de trabajo.

c) Autoevaluación; facilitar al niño a que juzgue lo que ha hecho. No es tarea fácil, pues esperamos que los niños juzguen según nuestro juicio como adultos. Cuando el niño juzga su trabajo, busca cómo mejorarlo. Debe juzgar la calidad de su trabajo y así va aprendiendo a evaluarse a sí mismo. Aprenderá poco a poco a lo largo de los años a ser responsable de sus acciones.

d) Elecciones deliberadas; aprender una poesía, ejercitarse en la lectura, practicar operaciones, resolver problemas… se le dará al niño oportunidad de elegir. Hay que aspirar a que en los problemas los niños inventen sus propios caminos de solución. Así se desarrolla el espíritu de iniciativa con la seguridad que dan el rigor y el control.

VIDA SOCIAL

Relaciones continuas con los demás.

La diversidad y originalidad de las aportaciones personales enriquecen a todos, es necesario que profesor y padres en la casa, estimulen estas iniciativas y aportaciones personales para enriquecer al grupo. La actividad del grupo es buena si desarrolla la iniciativa.

CREATIVIDAD

Todo trabajo escolar se orienta a lo creativo, un factor esencial de toda educación. No se puede promover la investigación y el progreso si no está desarrollada en los seres.

La calidad del trabajo escolar, familiar y social requiere un rigor en su planteamiento y realización. En todo este proceso es necesario tener en cuenta que este desarrollo riguroso y creativo tiene en cada niño un carácter propio y original que no puede ni debe de ser una copia de nadie.

El niño a través de sus actividades construye su propia personalidad y la manifiesta, pues todo lo que aprende lo refiere a sí mismo y se sirve de ello muy a su manera.

Déjanos un mensaje

15 + 3 =